Última esperanza para el guepardo argelino

Sandrine Berthaud-Clair

A pesar de sus picos de 112 km/hora, el guepardo sahariano se tomó el tiempo, a principios de abril, de detenerse por la noche frente a la cámara para mostrar sus lugares emblemáticos. Y, como una estrella a la que se pide un “bis”, regresó de día, situándose frente a la lente de una «trampa fotográfica».

Una gran noticia para los naturalistas que no han podido fotografiar al gato Acinonyx jubatus hecki*, una subespecie del género, desde 2008. Estas imágenes son el resultado de la paciente labor de los equipos sobre el terreno del Proyecto de Parques Culturales de Argelia (ACPP), que llevaron a cabo su tercera campaña de censo desde 2017 en el Parque de Ahagaar, en el sudeste de Argelia, del 15 de marzo al 9 de abril. «Fue el 23 de marzo y el 3 de abril», informó con orgullo Salah Amokrane, el director de la PPCA, en la televisión argelina.

«Haber logrado filmar el guepardo sahariano es una gran victoria, porque es muy difícil de rastrear y documentar», dice Abdenour Moussouni, jefe de planificación y biodiversidad de la red de parques culturales de Argelia, que ayudó a instalar y reemplazar las 40 cámaras trampa esparcidas por el desierto rocoso.

«Para cubrir el dominio del guepardo, que puede cubrir hasta 1.000 kilómetros cuadrados, tenemos que instalar nuestras cámaras de infrarrojos cada 10 kilómetros. ¡Pero aquí no hay red de carreteras! Ciertas distancias deben ser cubiertas a pie o a lomo de camello».

Sin agua durante varios meses

El tamaño de esta área protegida de 633.887 km², más grande que Somalia, es asombroso. Un parque tan vasto que alberga el Macizo de Hoggar, que el Monte Tahat corona a 2.918 m de altura, con vistas a los campos volcánicos de Atakor y Tamanrasset. Al pie de estas montañas de ocre incandescente, vastos riscos donde están dispersas acacias, olivos, tamariscos, palmeras y arbustos de artemisa y mirto.

«Haber logrado filmar el guepardo sahariano es una gran victoria, porque es muy difícil de rastrear y documentar»

Es aquí donde el guepardo sahariano sobrevive en estado salvaje, persiguiendo a sus presas favoritas, la gacela dorcas y el arruí. Temiendo el calor por encima de los 40°C, el guepardo leonado prefiere salir al fresco de la noche o temprano en la mañana. El depredador, más ligero y más pequeño, pero también más frágil que su primo del sur de África, es exclusivamente carnívoro. Capaz de mantenerse en ambientes particularmente áridos privándose de agua durante varios meses tan pronto como ha sido destetado, se conforma con el agua contenida en la carne de sus capturas, de la cual depende totalmente.

Esta rara prueba de vídeo no debe ocultar la trágica situación del guepardo en África, en particular en el África occidental y central. Ya en 2008, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) estimó que había menos de 250 individuos en Argelia, el Níger, Benin, Burkina Faso y el Chad. A modo de comparación, la UICN estimó que las poblaciones de elefantes en el continente ascendían a 415.000 individuos en 2016.

El tamaño de esta área protegida de 633.887 km², más grande que Somalia, es asombroso.

«La especie Acinonyx jubatus, que actualmente cuenta con menos de 7.000 guepardos (salvajes o en cautiverio) en todo el continente y en Irán, se considera ‘vulnerable'», afirma Florian Kirchner de la UICN. «Nuestro guepardo sahariano, que es la subespecie hecki, está en peligro crítico. Está al borde de la extinción total».

«Árboles de mensajes»

Las causas están bien identificadas. La desertificación está empujando a más y más nómadas tuaregs a asentarse y llevar sus grandes rebaños de camellos y cabras a pastar en áreas protegidas. Los rebaños pequeños y grandes hacen retroceder a las poblaciones de herbívoros como las gacelas y los muflones, que a su vez están desapareciendo por falta de pastos.

El uso de madera de acacia, quemada con fines domésticos, también contribuye a la destrucción del hábitat de las especies de fauna silvestre de Ahagaar, que normalmente encuentran allí refugio, sombra y pasto. Así, uno de los únicos testigos del paso del guepardo desaparece.

Porque es en el tronco de la acacia o en su pie que el leonado deja el rastro de sus garras, excrementos y huellas de pisadas. Estos «árboles de mensajes» también son muy útiles para los naturalistas que los analizan y a los que ayudan a determinar dónde colocar las cámaras trampa.

«Con la observación sobre el terreno, los excrementos y la información que contienen estos vídeos son los únicos elementos que nos informan sobre el estado de la vida silvestre y su hábitat, que se está reduciendo cada vez más», explica el argelino Farid Belbachir, especialista en guepardos del Sáhara, que ha realizado el trabajo más completo sobre el Acinonyx jubatus hecki en la última década, pero también sobre su cohabitación con los tuaregs.

«Hay que imaginar que en el siglo XIX la especie estaba distribuida por todo el continente y mucho más allá», dice Florian Kirchner de la UICN. «Desde el África occidental hasta el África meridional y tan al este como la India! Y todas estas áreas estaban conectadas. Hoy en día, ninguno de ellos se comunica y, más allá del continente, sólo Irán alberga menos de cincuenta guepardos asiáticos [Acinonyx jubatus venaticus]». Esta fragmentación da lugar a una menor mezcla entre los grupos y acelera el declive de la especie mediante la endogamia.

“Nuestro guepardo sahariano, que es la subespecie hecki, está en peligro crítico. Está al borde de la extinción total».

La caza excesiva de animales de presa es otro problema importante, en particular en Argelia, donde se consumen como carne de caza. Los guepardos empiezan a cazar ganado pequeño, y son víctimas de disparos de pastores o envenenamiento. La caza furtiva también hace su trabajo. «La fuerte tendencia continental está disminuyendo», asegura Audrey Ipavec, especialista en guepardos y perros salvajes y coordinadora regional del programa panafricano de conservación de la ONG estadounidense Wildlife Conservation Society y la Sociedad Zoológica de Londres. «Los guepardos y sus presas han perdido más del 90% de su hábitat, a pesar de la creación de áreas protegidas».

Una dinámica duradera

Sin embargo, Argelia, signataria de todas las convenciones internacionales de protección de la naturaleza desde 1968, se dedica desde hace varios años a la labor de preservación de su flora y fauna silvestres. El país más grande del continente tiene 107 especies de mamíferos, 47 de las cuales están protegidas y 30 en peligro de extinción, así como 336 especies de aves, de las cuales 107 están protegidas.

En 2009, el Ministerio de Cultura, en cooperación con el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), puso en marcha el Proyecto de Parques Culturales Argelinos. En 2013 se inicia la segunda fase del programa, que se extiende a los cinco parques argelinos (Atlas Sahariano, Tinduf, Touat Gourara Sidiket, Tassili N’Ajjer) medidas para la identificación, conservación y mejora de la biodiversidad y el patrimonio cultural. También se ha establecido la gestión en colaboración con las poblaciones locales del ecoturismo y de los propios sitios. El guepardo se ha convertido en el tótem de esta política.

Para tratar de detener su declive, «debemos profundizar la labor de sensibilización y de transferencia de los conocimientos ancestrales de las poblaciones tuareg», explica Abdenour Moussouni, de la APCP, que hace hincapié en la necesidad de seguir capacitando a los especialistas locales, que son relevos de vigilancia en los puestos de control de todo el territorio.

El género Acinonyx ya sufre de una baja variedad genética, empobrecida aún más por la reducción de su hábitat. La extinción del guepardo sahariano sería, por lo tanto, una catástrofe.

Farid Belbachir está de acuerdo, pero no se anda con rodeos: «Se ha puesto en marcha una dinámica, y es un cambio importante que debe mantenerse a largo plazo. Pero, sobre todo, la ley debe aplicarse, porque Argelia se ha dotado en los últimos años de todo el arsenal legislativo necesario para poner fin a la caza excesiva, la caza furtiva y el uso de armas».

«Hoy en día, algunos de los modelos más optimistas dan la cifra de 200 individuos hecki, pero tenemos que ser muy cuidadosos, especialmente con el fenómeno de la endogamia», explica Philippe Chardonnet, copresidente del Grupo de Especialistas en Antílopes de la UICN. «Y cuando no hay más animales en la naturaleza, es el principio del fin». Dado el tamaño de la zona protegida en el Parque Ahagaar, «el Macizo de Hoggar es la última esperanza de supervivencia del guepardo sahariano», dice Chardonnet.

El depredador, más ligero y más pequeño, pero también más frágil que su primo del sur de África, es exclusivamente carnívoro.

El género Acinonyx ya sufre de una baja variedad genética, empobrecida aún más por la reducción de su hábitat. La extinción del guepardo sahariano sería, por lo tanto, una catástrofe.

A diferencia del género Panthera, que incluye especies de tigres, leones, leopardos, jaguares y panteras, Acinonyx tiene una sola especie, el guepardo, y sólo cinco subespecies, entre ellas el guepardo sahariano. Si muere, un linaje entero se perderá para siempre y acelerará el fin de los otros.

* Las fotografías que acompañan el artículo no son necesariamente de la subespecie argelina hecki, sino de guepardos africanos en general.

Fuente: Le Monde Afrique 

This post is available in: Español

Deja un comentario