El algarrobo, usos y propiedades

El Algarrobo (Ceratonia siliqua L.) es un árbol de gran porte originario de la región mediterránea, aunque su área es confusa debido a que ha sido cultivado desde la antigüedad por su fruto, la algarroba, que ya era consumido por fenicios, griegos, romanos y árabes.

El vocablo algarrobo/a, proviene del árabe hispano alẖarrúba, este del árabe clásico ẖarrūbah o ẖarnūbah, y este del persa ẖar lup, ‘quijada de burro’. Su nombre popular en varios idiomas es “Pan de San Juan”, ya que, según cuenta la leyenda, el Bautista no tomaba otro alimento más que el fruto de este árbol.

El algarrobo es un árbol perenne, grande y robusto con flores pequeñas rojizas y sin pétalos. El fruto, llamado algarroba, o garrofa, es una vaina colgante de entre 8 a 20 centímetros, de color chocolate cuando alcanza la madurez, que contiene semillas en su interior. Las flores aparecen en verano y principio del otoño, cuando maduran los frutos del año anterior. Es característico el olor dulzón que desprende el árbol cuando se encuentra en floración.

Se trata de una especie muy beneficiosa para el equilibrio natural de los ecosistemas y muy interesante desde el punto de vista ecológico, ya que sirve de refugio para diferentes aves y mamíferos. Además, es muy resistente a la sequía y a las plagas y no necesita de muchos cuidados. Puede crecer en terrenos en los que otros árboles no sobrevivirían, como acantilados, así como en suelos pedregosos, alcalinos y de baja calidad.

El algarrobo como alimento

Durante milenios los algarrobos se han utilizado para alimento de los animales, aunque también se usaron para el consumo humano. Al emplearse principalmente como nutriente para el ganado y, mediante la harina de sus frutos, como sustento para las personas desfavorecidas, en especial en épocas de hambruna, la fama del algarrobo no se ha visto beneficiada. Sus frutos han sido menospreciados al considerarse como un alimento “de baja categoría”, cuyo uso en Europa ha sido explotado como nutrición animal, más que para el consumo humano.

Se trata de un árbol muy beneficioso para el equilibrio natural de los ecosistemas y muy interesante desde el punto de vista ecológico, ya que sirve de refugio para diferentes aves y mamíferos.

Sin embargo, su importancia para la cultura Mediterránea ha sido tal, que sus semillas fueron el origen del quilate, Del árabe hispano qiráṭ, este del árabe clásico qīrāṭ, y este del griego κεράτιον kerátion ‘peso de cuatro granos’. Por ello se empleó para pesar gemas y joyas, ya que el tamaño y el peso de las semillas es siempre el mismo.

En la actualidad, la algarroba es consumida en los países del Magreb como un alimento más. Los amazigh (bereberes) de Marruecos la preparan en decocción para aliviar los males digestivos, no en vano, Marruecos es el segundo productor mundial de garrobas y comercializa la miel de este árbol. En ciertos países, la harina de garroba sustituye a la de trigo en las papillas infantiles, por su escaso grado de alergenicidad y su valor nutritivo.

Los amazigh (bereberes) de Marruecos preparan las semillas en decocción para aliviar los males digestivos, mientras que en algunos países la harina del algarroba sustituye a la de trigo en las papillas infantiles.

Su contenido de oligoelementos, como calcio, hierro, magnesio, fósforo y sílice es importante. La goma de las semillas del algarrobo, por otro lado, contiene polisacáridos, incluyendo el galactomanano. Estos azúcares complejos pueden reemplazar el almidón.

El uso del algarrobo en la actualidad

Hace muchos años que el algarrobo se usa en diversos sectores industriales y alimenticios, y poco a poco está más presente en el mercado y va siendo revalorizado para muchas aplicaciones.

La algarroba pertenece a la familia de las leguminosas. La pasta resultante de la garroba es baja en grasas y contiene una importante cantidad de fibra y azúcares, por lo que no es necesario añadir endulzantes industriales; su dulzor es natural. Esto lo convierte en una opción de alimentación muy saludable para personas diabéticas y pacientes con sobrepeso.

Con la algarroba también es posible preparar un sucedáneo del chocolate llamado carob, muy utilizado en alimentos dietéticos. Las algarrobas tienen un sabor muy dulce y se pueden utilizar en repostería, para la confección de pasteles, pastas y helados, en combinación con nueces y otros frutos secos.

Podríamos decir que aunque lleva milenios a nuestro lado, el uso de la algarroba todavía no ha adquirido el prestigio que merece.

Eva Iturbe – FUNCI

Referencias:

http://bioeduca.malaga.eu/es/catalogo-de-especies/detalle-de-la-especie/Algarrobo/

https://www.arbolesibericos.es/especie/ceratoniasiliqua

https://paginasarabes.com/2019/08/12/el-algarrobo-en-la-cultura-arabe/

https://paginasarabes.com/2015/11/26/la-algarrobauna-dulce-opcion/

https://www.caroube.net/seccion/2-algarrobo-ceratonia-siliqua

 

This post is available in: English Español