Rabat, nombrada Patrimonio Mundial de la Humanidad

Rabat ha sido nombrada  por unanimidad por el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco reunido en San Petersburgo  el pasado viernes, “capital moderna y ciudad histórica: un patrimonio repartido”. Esta ciudad que alberga la delegación de la FUNCI en el Magreb fue además calificada como “ejemplar” por los 21 miembros del Comité que felicitaron a Marruecos por haberla presentado como candidata. Rabat contiene 6 elementos de importancia citados a continuación, y asentados sobre tres distritos:

  •  La ciudad nueva
  • El Jardín d’Essais Botaniques, en cuyo interior se encuentra el el Jardín Andalusí que la FUNCI concibió para realizar actividades culturales y pedagógicas junto con el Pabellón Neo-Morisco en el marco del programa Med-O-Med, paisajes culturales del Mediterráneo y Oriente Medio.
  • La Medina
  • La Kasbah des Oudayas”
  • Las murallas y las puertas almohades
  • El sitio arqueológico Chellah

En la Declaración como Valor Universal Excepcional, el comité muestra por una parte el urbanismo precursor de la moderna ciudad de Rabat y por otra su carácter susceptible de ser conservada debido a sus monumentos históricos y entornos tradicionales.El comienzo de un estilo arquitectónico original propio del Marruecos contemporáneo, se plasma así en esta sabia unión entre modernidad y tradición.

Visión racional

La ciudad moderna fue concebida en su día con una visión racional, incluyendo barrios y edificios con funciones determinadas y una alta calidad visual y arquitectónica. Resulta significativa también la coherencia en el diseño de los espacios destinados a uso público así como el rol de la vegetación en el conjunto o la planificación de las vías de comunicación.

Los barrios muestran una fuerte identidad: encontramos desde la medina y Kasbah hasta los barrios residenciales de clase media ubicados en la ciudad moderna, y otros más neotradicionales como Habous y Diour Jamaâ. La ciudad acoge en su seno una importante lista de elementos monumentales, arquitectónicos y decorativos pertenecientes a anteriores dinastías.

La ciudad moderna fue concebida en su día con una visión racional, incluyendo barrios y edificios con funciones determinadas y una alta calidad visual y arquitectónica.

Con todo ello, el comité subraya que esta síntesis tan original de urbanismo, arquitectura y artes decorativas es fruto de una clara reapropiación del pasado y a su vez, de una clara influencia del mismo en los urbanistas modernos. Por tanto, el conjunto ofrece un patrimonio repartido entre las grandes culturas que conforman la historia de la Humanidad; clásica, islámica, hispano-magrebí y Europea.

El ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Históricos), organismo al cual pertenecen algunos miembros de Comité de expertos de Med-O-Med, recomendó ya el pasado mayo en un informe, la candidatura de Rabat en la lista de Patrimonio Mundial. Basándose en diversos criterios, ICOMOS puntualiza que Rabat satisface las condiciones de integridad y autenticidad, ambas justificando la atribución de “valor excepcional universal”.

Plan urbanístico

El concepto de integridad mencionado anteriormente, describe el equilibrio entre el plan urbanístico de la ciudad moderna y la conservación del entorno, los conjuntos arqueológicos y las murallas de origen almohade.

En lo relativo a la autenticidad, se describen numerosos elementos individuales que permiten corroborar esta virtud.

Asimismo recomienda que Marruecos promueva un marco legislativo que incluya una nueva ley sobre patrimonio y que se establezcan regulaciones desde el punto de vista paisajista que aseguren una correcta gestión y distinción de los proyectos tanto de conservación como urbanísticos.

This post is available in: English Español