El Generalife después de la expulsión de los moriscos

El 17 de agosto de 1558 don Pedro de Granada Venegas, alcaide del Generalife da poder a Antonio Bravo para que pueda presentarse ante el Conde de Tendilla y abrir querella criminal contra tres escuderos de la Alhambra. Habían entrado a una de las huertas, la llamada del Pino, roto sus puertas, realizado daños en frutales y maltratado a un hortelano, «diciendole puto moro e otras palabras injuriosas».

Consta así, con el apoyo de la firma autógrafa de don Pedro, en el legajo 64 del Archivo Histórico de la Alhambra. En ese mismo lugar se conserva la declaración de un testigo, los escuderos fueron a la huerta, llamaron y como no les abrieron porque no había ningún hombre, sólo mujeres, forzaron «una tabla de la puerta de la dicha huerta» y «dijeron a las mujeres que estaban en ella qué es de aquel perro que lo hemos de matar e colgar de un nogal».

Texto completo: Generalife después de la expulsión de los moriscos

En: Actas del Simposio Nobleza y Monarquía : los linajes nobiliarios enel Reino de Granada Siglos XV-XIX” . -Granada : Asociación Cultural Raigadas, 2010. –ISBN: 978-84-614-2219-7.. p. 429-453

This post is available in: Español